lunes, 19 de enero de 2009

DEMOCRACIA Y TERRORISMO

Existe entre los políticos nacionalistas una costumbre muy extendida consistente en equiparar sus propios cargos públicos, personas o actividades políticas con el territorio que afirman defender o con su población. Así, cuando se critica al lehendakari enseguida saltan voces airadas que afirman que se está atacando a Euskadi o a Cataluña si el atacado es el President o algún Conseller. En el caso del Gobierno de Israel y los de los Territorios Palestinos (Hamás y la ANP) sucede algo semejante. Lo hemos visto estos días, con las manifestaciones a favor de los palestinos y las manifestaciones a favor de Israel. Voces indignadas acusaban de antisemita a todo aquel que cuestionaba o criticaba las acciones militares israelíes en la franja; o por el contrario tachaban de sionistas a quienes las defendían. Equiparar la actual política del gobierno israelí con el Estado de Israel o con el pueblo judío es un error de igual calibre que asumir que los fundamentalistas fanáticos de Hamás y el pueblo palestino sean la misma cosa. Criticar las acciones militares del ejército israelí en Gaza no implica en absoluto una crítica a los judíos ni a los israelíes como pueblo. Lo que ocurre es que los políticos y sus acólitos saben muy bien que aquí nos la cogemos con papel de fumar y que somos un país lleno de complejos donde lo políticamente correcto se ha convertido en el nuevo dios de la democracia. Pareciera que para poder hablar del tema hubiese que condenar con la misma vehemencia a Hamás, como si ambas partes tuviesen el mismo peso específico y la misma responsabilidad. Pero es que no es así, por mucho que quieran hacérnoslo ver de ese modo. No se pueden juzgar con la misma vara las acciones y las decisiones de un gobierno supuestamente democrático y las de un grupo terrorista del tipo que sea.
Nadie cuestiona el derecho del Gobierno de Israel a defender a sus ciudadanos de los ataques desde territorio palestino, ni el derecho de esos ciudadanos a que su gobierno los defienda (tampoco debería cuestionarse el derecho de los ciudadanos palestinos a que sus gobernantes hagan lo propio). Lo que se está cuestionando aquí son los métodos empleados. Que Hamás es un grupo terrorista lo sabemos todos. Que se han aprovechado de la miseria de su pueblo y de la ineptitud y la corrupción de la Autoridad Palestina para hacerse con el apoyo popular de los habitantes de la Franja de Gaza tampoco es cosa discutible. Pero ninguna de esas razones da derecho a un estado que se dice democrático y que presume de ser la única democracia estable en la zona para actuar como lo ha hecho. El Gobierno de Israel pierde así toda la legitimidad moral que pudiera asistirle para enarbolar la bandera del derecho a la autodefensa. La democracia tiene innumerables ventajas pero también tiene sus inconvenientes. Y uno de ellos es que para combatir el terrorismo el estado no puede usar las mismas tácticas que los terroristas.
Lo que el Gobierno de Israel ha estado haciendo en Gaza por medio de su ejército es lo que vulgarmente se llama matar moscas a cañonazos, con la salvedad, no precisamente insignificante, de que los muertos en este caso no son moscas sino personas. Se esgrime el argumento de que es Hamás quien usa a la propia población civil como escudos humanos y que los milicianos y dirigentes se ocultan en bloques de pisos para evitar ser detenidos. Y eso es cierto. Pero no es menos cierto que la solución a ese problema no puede ser bombardear el edificio y acabar así con la vida de niños, mujeres y hombres inocentes además de con los milicianos. Como tampoco es de recibo prohibir la entrada de ayuda humanitaria para la población civil o bombardear por “error” los depósitos de Naciones Unidas donde se guardaba lo poco que pudo llegar. Eso, se mire como se mire, se llama terrorismo de Estado.
Los estados democráticos están obligados a buscar otras vías para garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Todas las democracias del mundo sufren hoy día la amenaza del terrorismo dentro de su territorio, y algunas mucho más que la simple amenaza. En España sabemos bastante del tema. Para entender lo que digo basta con un sencillo ejercicio de imaginación, salvando las distancias. Basta imaginar al ejército español bombardeando los pueblos del país vasco donde hay alcaldes de ANV o disparando misiles desde un helicóptero al coche donde viaja un dirigente de ETA en cualquier carretera de Francia, llevándose por delante los coches que haga falta en el camino.
Lo más triste de todo es que esto no hace más que alimentar la espiral de violencia entre unos y otros. Para mi, además, es la prueba evidente de que el actual gobierno de Israel no quiere la paz bajo ningún concepto. Que Hamás tampoco la quiere es algo igual de evidente. Pero se supone que los demócratas somos los buenos de la película. O a lo mejor es que el día que lo explicaron yo no fui a clase.

15 comentarios:

Juan dijo...

Magnífico Celadus. Excelente entrada.

Posiblemente el Estado de Israel es democrático, de puertas para adentro, pero en su política de defensa, se ha convertido en un Estado terrorista.

Pero lo mismo podríamos decir de USA e incluso del mismo Gobierno de Felipe González (aunque a menor escala).

Pero me gustaría preguntarte: ¿cómo crees que debería actuar el Gobierno de Israel frente a las acciones de Hamas, para poderlo considerar como un legítimo derecho a la autodefensa?.

Un placer leerte.

Enhorabuena y un abrazo

Eli dijo...

Estoy completamente de acuerdo con lo que suscribes, Cel.
Yo tampoco creo que el problema palestino-israelí tenga una solución a corto o medio plazo.
Después de la Resolución de la Liga de Naciones tras la 2ª Guerra Mundial y desde la declaración de indpendencia del estado de Israel los conflictos se han estado sucediendo casi ininterrumpidamente.

Anónimo dijo...

Si en principio no hay soluciones a medio plazo es porque formalmente el tema no se quiere solucionar.
Dejando de lado el tema de USA - Felipe, que me ha dejado lo suficientemente loca como para tener que pensar con calma sobre esa asociación de ideas, no se trata de un problema sin solución. A ratos pareció serlo, pero cíclicamente se da la coyuntura para sentarse a negociar y cíclicamente se echa a perder. No puede negarse que la política de "no,no y no" israelí ayudar, ayuda poco.
Casi todo se resume en la frase de Celadus "Los estados democráticos están obligados a buscar otras vías para garantizar la seguridad de sus ciudadanos"
Esto es también: los estados democráticos no deben sacar partido a los principios de la propaganda de Goebbels, los estados democráticos deben trabajar a favor de obra cuando lo que está en juego son miles de vidas, los estados democráticos deben acatar las elecciones de los otros estados democráticos, los estados democráticos no bombardean civiles porque respetan las normas de la guerra y permiten la libre circulación de la información, los estados democráticos no construyen muros con francotiradores, los estados democráticos acatan resoluciones internacionales, etc. Se puede seguir un buen rato.
Ni se puede estar en misa y repicando, ni se puede ser legítimo incumpliendo las normas básicas, por poner un poner.
¿Qué les queda a los judíos, si no? pregunta Costillo, ¿Qué deberían hacer?. Bueno, che. Últimamente se está planteando como una "última salida de emergencia a la que se han visto obligados", pero verlo así, desde mi punto de vista es un error garrafal.
No hay más que echarle un vistazo a los últimos años de historia del territorio para ver que los israelíes no "se han visto empujados" a la situación sin poder remediarlo. Que ocasiones hubo (y sigue habiendo) de solucionar el tema, y que sobre todo, la vía no es esa política de "o es así, o no es", de conmigo o contra mí, de victimismo patológico y casi milenario de los hijos de sión.
Costillo, no crees que si el gobierno de Israel cediera, otro gallo hubiera cantado? Crees realmente que el hecho de que israel ceda es "ceder ante el terror de Hamás"? ¿Crees que como una de las soluciones es acabar con Hamás, porque son terroristas, La Solución es esa? Pregunto, porque la verdad es que no sé lo que crees (amos, que supogo que después de tantas discusiones ya conocerás mi tono y espero que no te ofenda: pregunto en serio y quizá estoy suponiendo de máis). (Jeje, no decías que echabas de menos discutir?)
Yo creo que una de las claves de todo esto es no equiparar terrorismos. Amos, creo que es la clave. Aclararse con los raseros.
Creo.
Y que cedan ambas partes. Está claro que Hamás juega muy sucio, pero hacer ceder sólo a Hamás por las malas y con todo el peso armamentístico de los estates jugando sucio también lo único que consigue es que Hamás tenga cada vez más miembros, y más convencidos... Mal que nos pese.

Bicos a todos. Que no falten!
Jack

Elvira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rogorn dijo...

¿Y si Israel no se defiende así, cómo va a defenderse? Lo de la otra mejilla lo dijo uno de ellos, Jesús, pero por algo no les convenció mucho. Si Israel no se hubiera defendido por las armas (y a veces atacado para defenderse), igual ahora estarían tan diezmados y olvidados como un pueblo indígena del continente americano. Lo cual no es ni defender ni condenar lo que hacen, sino simplemente describirlo y preguntar. ¿Qué habría que hacer, cuando hay grupos enteros (y no sólo bandas, sino partidos políticos y hasta gobiernos) que niegan a Israel el derecho a la existencia y buscan activamente y por la violencia su destrucción? Unos lo llaman terrorismo de estado, otros guerra justa contra un enemigo que provocó primero.

Ojalá algún día les entre a todos las ganas de resolver las cosas hablando, pero creo que tendrían que empezar los musulmanes (de todos y varios tipos), que muchos de ellos tienen pendiente aún evolucionar hacia el siglo en el que estamos.

Celadus dijo...

Defenderse por las armas es una opción legítima para cuaquier gobierno democrático, faltaría más. Pero aquí no estamos hablando de eso sino de abusar impunemente de la superioridad militar para masacrar a civiles e impedir el acceso de las víctimas a la asistencia sanitaria y al agua o los alimentos básicos, o de impedirles abandonar la zona de peligro. Hablamos de los límites que un gobierno que se dice democrático nunca debería rebasar.

Jack dijo...

"Si Israel no se hubiera defendido por las armas (y a veces atacado para defenderse), igual ahora estarían tan diezmados y olvidados como un pueblo indígena del continente americano. Lo cual no es ni defender ni condenar lo que hacen, sino simplemente describirlo y preguntar."
Acabáramos.
"Unos lo llaman terrorismo de estado, otros guerra justa contra un enemigo que provocó primero."
Entiendo que formas parte del grupo "otros", por tu descripción y posterior pregunta. Pero igual entiendo fatal.
Coño, Ro. Principio de simplificación y enemigo único, sumado a método de contagio: Los musulmanes empezaron antes, los musulmanes son el problema.
Así de simple?
Se me ocurren varias preguntas.
Sólo Israel es democrática? Es esa democracia un paradigma de evolución? O es completamente confesional (y cuesta más divorciarse que expulsar un pedrusco de un riñón) (por cierto, eso de Tribunal Rabínico suena de los más futurista...)? Realmente había una tregua (principio de verosimilitud), y la rompió Hamás? No había un bloqueo un poco horrible (principio de silenciación)? Toda la provocación viene inequívoca y unilateralmente de los moros (orquestación)? Empezaron ellos(transfusión)? Quién edita la Wiki, por cierto? De verdad crees que sin bombardear hospitales hubiesen acabado en una suerte de safari-reserva de parias, cual indioapaches? Musulmanes (contagio) de todos y varios tipos o palestinos? Judíos o semitas o sionistas?
Ya sé, algunas (si no todas) son con trampa, y además no se me pasa por alto que puede hacerse a la inversa. Simplemente me sorprende esa línea de “y qué iban a hacer si no?”.
Nadie en su sano juicio pide la otra mejilla. Amos, nadie que yo conozca. Ni que no devuelvan ataques, ni que sean pasivos. Pero esas demostraciones de fuerza bruta y esa desigualdad de potencia no son legítimas. O no deberían serlo. Al menos así entendí yo la entrada de Celadus. Auque sólo fuera porque legitimar hoy eso es pillarnos los dedos, y recuerdo que “eso” es bombardear hospitales con guajes, suministros para civiles, colegios, etc. Por si lo perdemos de vista. Y "eso", precisamente, es lo que barre de un plumazo la palabra justa de tu expresión "guerra justa".
Creo yo.

Bicos

Rogorn dijo...

No formo parte de ninguno de los dos grupos, Jack. Si formara, lo diría. Lo que me sorprende es cuánto se concentra la condena sobre Israel cuando desde Gaza se lleva desde enero de 2008 lanzando unos 3000 cohetes dirigidos contra civiles israelíes. Si acaso, la respuesta ha tardado mucho en llegar. La única diferencia es la puntería. Y no me cabe duda de que los gacíes no han fallado aposta.

"Los musulmanes empezaron antes, los musulmanes son el problema.
Así de simple?"

No sé quién empezó, pero sé quién sigue. Estados diciendo en sus leyes que el odio a Israel es obligatorio, y actuando en consecuencia.

No veo que el grado de democracia en Israel tenga gran cosa que ver con defenderse de cohetes ajenos. Y si la tiene, a ver qué grado de democracia hay en un sitio donde se vota a Hamas.

Y sobre la Wikipedia, pues aquí está lo que dice. Mira a ver si estás de acuerdo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Conflicto_de_la_Franja_de_Gaza_de_2008-2009

Jack dijo...

Ok, Ro. Será que lo entendí al revés. Ahora recuerdo porqué me había quitado yo de estas cosas... :)

En realidad yo a la mañana entré para decirle a Cel que me había encantado la entrada. No sé cómo (el día libre, creo) acabé enlazando tantas letras.
Siento los ladrillacos, supongo que tienes razón y no es el tema...

Bicos a todos

Juan dijo...

No es cuestión de ponerse a favor o en contra de unos terroristas u otros. Ambos bandos actúan como auténticos terroristas. Se ha ido creando un odio brutal que no conoce de resoluciones ni de respeto por los no combatientes.

Creo que la única postura razonable, desde fuera, es condenar a ambos contendientes e intentar tender los más puentes posibles.

En las múltiples manifestaciones en España contra la ocupación de Gaza, no ha existido el deseo de paz, sino el deseo del triunfo palestino. Se han puesto a favor de un bando, con lo que justifican la guerra....de ese bando. ¿Dónde estaban esos miles de participantes de las manifestaciones cuando los palestinos han lanzado 3000 cohetes sobre Israel, cuando un palestino ha hecho estallar su bomba en un autobús matando a decenas de civiles, o en el mercado matando a otras docenas?.

No es de recibo estar a favor de unos y en contra de otros. Ambos son verdugos y no me quedo con ninguno.

Con respecto a la pregunta que le hacía a celadus, o al que la quiera contestar, no iba con segundas. Es que no sé realmente como debería actuar Israel. Lo que conocemos (Gaza, Líbano) son respuestas absolutamente desproporcionadas. No se puede destruir todo un país como Líbano o destrozar Gaza para defenderse.

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Hola Celadus,
Como siempre tus entradas me traen una imagen tuya muy cercana a mi modo de sentir y pensar.
Yo también hago el ejercicio de imaginación sobre el país vasco que haces tú. Es lo primero que se me ocurre decir cuando alguien justifica como defensa propia las grandes matanzas que provoca el gobierno Israelí. ¿Os imagináis a nuestro ejército bombardeando pueblos donde se esconden o manifiestan los etarras? sólo puedo imaginarlo si nuestro ejército estuviese comandado por extremistas de cualquier pelaje.
Por más intelecto que le eche no entiendo, ni entenderé jamás, por qué Israel puede matar moscas a cañonazos y las naciones unidas no intervienen.
"No es lo mismo lo que hace ETA que lo que hace Hamas", es el único argumento que se me dá. ¿por qué no es lo mismo? ¿cuál es la diferencia entre los muertos de ETA y los de Hamas?
Por supuesto que no es la misma historia, y que a los simpatizantes de Eta ni los han echado de su tierra, ni los tienen sitiados, ni les hacen vivir la humillación contínua del checkpoint: ahora te dejo pasar, ahora no. Ahora tienes comida ahora no, ahora puedes llevar a tu hijo al médico, ahora vuelve a no darme da la gana y si se muere... un palestino menos...
¿Os imagináis ese tipo de control y justicia en Euskadi?

¿Pero es más, os podéis imaginar que los judios "descubran" un trozo del viejo testamento donde ponía explicitamente que la tierra que dios le regaló a Abrahan está Santiago o en Córdoba o en Tarrasa...?
Ya sé que es echarle mucha imaginación, pero más imaginación que la recopliada en la biblia...

En Euskadi la democracia sigue su ritmo a pesar de los verdugos simple y llanamente porque hay democracia, y no somos extremistas, ni nos creemos el pueblo elegido por dios, cuyo pasado lo justifica todo.

¿Has visto Promises? De no ser así, y si te interesa, te paso un enlace donde se puede ver. Esos niños me han dejado un sabor a fatalidad terrible. Una mezcla entre lo maravilloso que es ser niño por encima de todo y lo horrible que es que no te dejen ser.
El momento en que deciden verse los niños judios seculares y los palestinos, incluídos los niños de Hamás, es tan absolutamente impresionante...que sólo de evocarlo me hace llorar.
Ahora que lo que más me impresiona de este documental es la diferencia insalvable y abismal que siembran en ellos sus padres.

Yo sólo veo una solución a este problema: la intervención de las fuerzas de paz de la ONU para dar oportunidad a la convivencia.

Pero mientras sigamos diciendo que Israel tiene derecho a defenderse, DE ESA MANERA, de los ataques terroristas, estaremos midiendo el rasero muy injustamente. Incluso me atrevo a opinar que para mí quien defiende el derecho de Israel a defenderse es su cómplice.

Celadus dijo...

Es evidente que la situación del País Vasco no es comparable con la de Oriente Próximo, afortunadamente para nosotros. Pero el ejemplo del ejército español atacando pueblos y asesinando civiles con la excusa de la autodefensa y la lucha antiterrorista me parece suficientemente gráfico para, al menos, hacer pensar sobre la actitud del gobierno de Israel.
Sobre "Promises" te he dejado un comentario en tu blog.

Sra de Zafón dijo...

Buenos días, Celadus
Eso mismo es lo que yo pretendo con la comparación, situar, de algún modo, en nuestra "realidad" los actos de "defensa propia" que algunos justifican. Nada más.

Sobre Promises decirte que tras verla no queda la sensación de que esos niños hayan conseguido cambiar nada del mundo en el que viven, es evidente, pero el sabor dulce que deja es el de que fueron capaces de ponerse en la piel del otro y conmoverse profundamente.

Ando en busca de un documental en que unas adolescentes de Sarajevo, , sentadas frente a una escuela destrozada por las bombas, pedían a la ONU las fuerzas de Paz.

"Que nos permitan convivir - decían - si para ello es necesario sujetar a nuestros padres que lo hagan, por favor..."

Me impresionaron muchísimo por eso ahora viendo Promises vuelven esas niñas a mi cabeza y ese deseo de Fuerzas de Paz de la ONU desplegadas sobre este conflicto .

Un beso, Celadus.

Mª Angeles dijo...

Saludos Celadus, el blog de Yuyu me ha reconducido aqui y acabo de darme cuenta que el mundo virtual como el real es un pañuelo. No sabia de tus conexiones con mi admirado José Guerrero Roldán. Es curioso que nuestros barcos se crucen por dos veces en la procelosa navegación intenauta, aqui y en el foro de del Capitán Alatriste (que sigo visitando asiduamente aunque no participe activamente). Sólo decir que es agradable encontrar alias conocidos en islas ignotas. Saludos.Agualuna

jury dijo...

Muy interesante su articulo. Sobre este mismo tema, se puede consultar en este link:
http://democraciayterrorismo.blogspot.com/