martes, 18 de noviembre de 2008

EL BILLETE DE 50 EUROS


Hace un par de años me enviaron este pequeño cuento por email. Desconozco su autor pero me encantó y hoy quiero compartirlo con vosotros.


EL BILLETE DE 50 EUROS


Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.Deprimido descargó en ella sus angustias...que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación...todo parecía estar mal en su vida.
Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 50 Euros y le dijo:
- Alfredo, ¿quieres este billete ?
Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:
- Claro Marisa...son 50 Euros, ¿quién no los querría ?
Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo. Mostrando la estrujada pelotita a Alfredo volvió a preguntarle:-
¿Y ahora igual lo quieres ?
- Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 50 Euros, claro que los tomaré si me lo entregas.Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.
- ¿Lo sigues queriendo ?
- Mira Marisa, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete y mientras no lo rompas conserva su valor...
- Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee, SIGUES siendo tan valioso como siempre lo hayas sido...lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.
Alfredo se quedó mirando a Marisa sin decir palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:
- Toma, guárdalo para que te recuerdes de esto cuando te sientas mal...¡¡pero me debes un billete NUEVO de 50 para poder usar con el próximo amigo que lo necesite !!

10 comentarios:

Cris dijo...

Gracias Celadus por compartirlo. Precioso y con un claro mensaje. Besos.

Kaken dijo...

Conocía el cuento, Cel, desde hace tiempo.
Pero hoy se me han venido a la mente dos seres a los que les vendría muy bien interiorizarlo.
Una de ellas el la niña de 13 años que ha decidido dejarse morir.
Y otra es alguien más cercano cuyos pasos, ahora, sigo con ilusión.
Gracias, Cel.

Lal dijo...

:) hace tiempo que lo leí, pero lo había olvidado.
Gracias traerlo de vuelta.

El patio de mi casa dijo...

¡Hola!
Pues yo no lo conocía... y me ha en-can-ta-do... Así que con tu permiso, Celadus, me lo guardo. Quizá algún día necesite usarlo, y desde luego, en esos días en que a una le da por autocompadecerse, me vendrá bien recordarlo.
Gracias por compartirlo...
Un beso.

Juan dijo...

Cuando yo me refiero a la esencia de cada persona, esa que sólo sale a la luz cuando nos desnudamos de todos los ropajes que nos han/hemos puesto, me refiero ni más ni menos que al billete de 50 euros.

Un abrazo Celadus. Gracias.

Ado dijo...

Idem que Lal, pero no está de más recordarlo.

Eli dijo...

No conocía esta historia, Cel.
Preciosa.

Ina dijo...

Muy bonita la historia. Y la recordaré cuando me encuentre algo pisoteada. Gracias por compartirla. Te debo un billete nuevo ;)

Sra de Zafón dijo...

Me cuelo aquí, no se de donde vengo, porque ando de blog en blog...
Te saludo con admiración y respeto, tus entradas dan mucha paz.
Chusa

Celadus dijo...

Muchas gracias todos. Me alegra que os haya gustado.
Chusa, bienvenida a tu casa. Gracias por venir.