martes, 6 de noviembre de 2007

SIC TIBI TERRA LEVIS


Te fuiste sin poder despedirte, como sin querer molestar, durmiendo en tu cama, esperando un amanecer que nunca llegaste a ver. No sabes cuanto hubiese dado por poder haber estado allí contigo en ese momento, cogiéndote la mano en tu último aliento. Pero la muerte tiene sus propios planes y no tiene en cuenta nunca los nuestros.
Ya se que la muerte es una ilusión, que venimos y vamos, vivimos de prestado hasta que se acaba nuestro tiempo y volvemos al origen de donde surgimos, pero se hace difícil saber que no voy a verte más, papá, que no voy a sentir tu alegría al ver a tus nietos cada domingo, incluso que ya no vamos a discutir nunca más. Hasta eso lo echaré de menos.
Pero quiero que sepas que siempre estuve orgulloso de ti, de tu valor, de tu coraje, de tu honradez, de tu honestidad. De cómo supiste salir adelante cuando mamá murió, con una casa y tres hijos para ti solo. Todo lo bueno que hay en mí lo aprendí de ti: a ser honesto, a ir con la verdad por delante, a mantener los ideales que uno cree justos contra viento y marea, a tener confianza en mi mismo. También a ser cabezota, eso lo llevo en los genes. Como también te llevo en mi sangre y mi cuerpo, en mi forma de sonreír de medio lado. Tú vives en mí, en tus otros hijos, en mis hijos a los que tanto querías, y siempre vivirás en nosotros y en sus descendientes.
Ahora tus cenizas han vuelto a la tierra, para nutrir y dar vida a un hermoso olivo que espero que crezca sano y fuerte, a la hierba y a los animales que vivirán gracias a ti y en los que te perpetuarás por siempre en el ciclo de la vida. Y también en nuestro recuerdo.
Ten la seguridad de que Mario y Diego sabrán la gran persona que fuiste y cuanto los querías, y cuanto te hubiese gustado verlos crecer. Tengo guardado ese último regalo que tenías preparado para Mario, para dárselo esa mañana que nunca llegaste a ver, la última muestra de cariño de su abuelo. Y se lo daré, te lo prometo, cuando sepa apreciarlo en lo que vale.
Recibe el último abrazo que nuca pude darte. Ya sabes que te quiero, y que siempre te querré.

8 comentarios:

Lal dijo...

Solo me queda dejarte en tu rincón lo que ya te dejé en el mío: http://shirak-lal.blogspot.com/2007/11/para-vosotros.html

Eli dijo...

Yo tengo la íntima certeza de que, por mucho que parezca que se han ido del todo, esto no es así.
Siempre están a nuestro lado, aunque sólo podamos verlos fugazmente en un gesto, en una risa, en la casi fantasma sensación de una mano en el hombro...
Creo que podemos hablar con ellos, y que ellos nos velan.
Y cuando todo el dolor del mundo atenaza mi corazón, recuerdo todas aquellas cosas entrañables que compartimos.
El orgullo es la mejor forma de homenaje. El recuerdo, de elogio.
Y tú tienes la suerte de poder compartir ambos con tus hijos.
Ellos lo perpetuarán.
No puedo más que estar a tu lado, Celadus. Y mandarte este abrazo donde va todo mi apoyo.
Y si necesitas a alguien, sábes dónde estoy.

Cristina dijo...

Cel, estoy segura de que no se ha ido, siempre estará a tu lado, en tus pensamientos, en tus recuerdos. Ahora puedes compartir con tus hijos ese amor que tenías hacia él.
Un abrazo y un beso enorme, Cel.

Celadus dijo...

Gracias por vuestros comentarios y vuestro apoyo.
Un beso muy fuerte para las tres.

Alberich dijo...

Un abrazo,amigo.
Tú padre sonrie a través de ti.

Lenka dijo...

No puedo decir más de lo que te dije. No tengo más palabras. Todo lo demás, lo que realmente importa, lo llevas dentro. Tú, y Mario, y Diego. Tu cadena sigue, Gemelo, y tu padre va con ella. Con vosotros. Mil besos.

Kaken dijo...

Seguramente nada de lo que yo haga o diga disminuirá tu dolor. Pero, si quieres y no te tienes que ir dentro de cinco minutos, filosofamos juntos y acabamos concluyendo que las pérdidas forman parte de la vida y que tu, especialmente, estás bastante mejor prepararado que otros, quizás, para sobrellevarlas...
Adelante, busca la risa, bueno...que te voy a decir yo que tu no sepas..
Supongo que los que se van en realidad adoptan otra forma de vida, en nuestro recuerdo, en la experiencia que nos legan, en mil cosas, siguen estando...tanto tanto, que hasta los foreros y los amigos le conocemos y apreciamos.
Si tu eres su reflejo, el hubiera sido para mí un gran amigo.
Un bes, Paco.

Celadus dijo...

Gracias de nuevo a tod@s.Siempre teneis la palabra y el gesto precisos.