martes, 24 de julio de 2007

TENGO

Tengo salud, salvando los achaques propios del paso del tiempo, pero ninguna enfermedad incapacitante que me limite más allá de lo que mi propia constitución física y mental me permite.
Tengo un trabajo estable, donde desempeño la profesión que he estudiado por decisión propia y cuento con un sueldo digno que me permite cubrir mis necesidades básicas y mucho más que realmente no necesito, que me permite alimentar, vestir y educar a mis hijos.
Tengo una familia a la que amo y que me ama y todos están sanos.
Y tengo la lucidez suficiente como para darme cuenta de todo ello.
Soy consciente de que esta situación no es permanente, que la vida golpeará tarde o temprano donde más duele, sin previo aviso. Pero saber eso me ayuda a disfrutar de lo que tengo en el presente con más intensidad si cabe. Solo espero entonces contar con la misma lucidez para afrontarlo.
Quería compartir con vosotros estas reflexiones.

2 comentarios:

Lal dijo...

No te voy a decir que tienes suerte, porque sin duda tienes todo eso porque te lo has ganado. Con tu actitud y tu forma de ver, y sentir, la vida.
Enhorabuena Celadus!

El patio de mi casa dijo...

¡Hola! Gracias por tu visita. Encantada de conocerte. Efectivamente, algo así es lo que yo siento últimamente, que soy muy afortunada... Como decía en mi blog no siempre fue así, y como no me gusta lamentarme por el pasado, estoy haciendo prácticas para,de ahora en adelante, intentar ver el vaso siempre lleno...
Un saludo.